Sevilla Escribe

Foro Literario y taller
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  GaleríaGalería  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Últimos temas
» En busca de la frase perfecta para mi tattoo
Vie Mayo 31, 2013 2:19 pm por Morti

» Proxima reunión
Dom Abr 14, 2013 6:53 pm por Morti

» El sueño de los muertos
Lun Mar 11, 2013 11:31 pm por weiss

» Saludos malagueños
Dom Mar 10, 2013 11:57 pm por weiss

» Saludando a cuanto genio habita el lugar
Lun Ene 14, 2013 6:11 pm por Alba

» La Navidad ya llegó...
Sáb Dic 29, 2012 10:27 am por Alba

» Me presento
Mar Jul 17, 2012 8:01 pm por Félix

»  A la sombra de la Giralda
Mar Jun 19, 2012 7:47 pm por Pipulo

» Adrián Castro presenta...
Jue Mayo 10, 2012 4:37 pm por Sharly

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Foro
Compañeros
Noviembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   
CalendarioCalendario
Bookmarking social
Conserva y comparte la dirección de Sevilla Escribe en tu sitio social bookmarking

Comparte | 
 

 Micros de Yumita

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Invitado
Invitado



MensajeTema: Micros de Yumita   Jue Ene 27, 2011 3:42 pm

La bailarina

La bailarina se prepara. Lleva todo el día ensayando su baile. Le duelen los miembros y siente un nudo en el estómago. Espera en la oscuridad, tras ese telón que ahora la hace invisible. Cuando la luz se haga, como la hizo Dios, ella saldrá y bailará para el suyo propio.
Ninguna madre le habló de lo que era el amor pero seguramente, si existe, tiene que ser algo muy cercano a lo que ella siente. Las manos sudadas, las mariposas revoloteando en el estómago, y sobre todo el temor.
La bailarina entiende que cada baile que hace va dedicado a él: cuando sale y alza el rostro hacia el cielo, lo hace para él, cuando se pone de puntillas y dobla su cuerpo, lo hace para él, cuando acaba la melodía y se inclina en muestra de agradecimiento también lo hace para él. Y él aplaude, y aplaude y aplaude.
Al bajar el telón ella llora porque comprende que es un amor imposible. Esos ojos que la observan melancólicamente nunca la corresponderán.
La bailarina está preparada. Puede notar su presencia al otro lado. La luz llega de repente inundando su corazón ardiente, y contempla sus ojos que están fijos en los de ella. Él la sonríe. Ella desearía poder sonreír. Se mueve como una ninfa al compás de la música, con cada movimiento le susurra palabras de amor y desamor.
La música cesa y detiene su baile. Sabe que hasta el día siguiente no volverá a ver esos ojos. La oscuridad va cayendo sobre ella, y se siente diminuta en esa caja de música que es su prisión.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Micros de Yumita   Jue Ene 27, 2011 3:43 pm

El armario de la abuela

Unos hombres muy altos trajeron el armario. Mami me dijo que era un regalo de la abuela, y que era muy bonito. A mí nunca me han gustado los armarios, y tampoco la abuela. Es vieja y huele raro. Son grandes y oscuros por dentro. Me hacen pensar en monstruos y en el hombre del saco.
Cuando los hombres se fueron, yo fui despacito hasta mi habitación. Los muebles son muy chulos, todos ellos de colores vivos, pero aquel armario no. Aquel armario era de un gris apagado y parecía malvado. Una de sus puertas estaba entreabierta, pero sólo pude ver oscuridad. Di saltitos con un pie y con otro, y al final decidí acercarme. Mami decía que me estaba haciendo mayor, y debía ser el niño más valiente del mundo.
Nada más coger el pomo de la puerta escuché un ronco gruñido que venía de dentro del armario. Comencé a temblar. Abrí un poquito la puerta y me encontré con unos ojos rojos, que me miraban hambrientos.
Llamé a mami a gritos. Me regañó porque me había hecho pipí encima.
Mientras me sacaba en brazos de la habitación, los ojos continuaron mirándome. Nunca me habían gustado los armarios. Ni la abuela.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Micros de Yumita   Jue Ene 27, 2011 3:43 pm

Quién es ésa

No sé quién es aquella que en el alma tan sólo tiene dolor.
Ayer, cuando destrozó el cuerpo de mi marido y lo observó durante largo rato fumando un cigarro.
Hace una semana, el día en el que sujetó a mi madre mientras rajaba su cuello. Rió cuando ella lloraba. Esa noche, viendo la tele, continuó riéndose.
Hace un mes, la tarde en la que destrozó la cabeza de mi padre con un martillo y se revolcó en el suelo, entre sangre y sesos.
¿Quién es ésa, que se deslizó de puntillas hasta la cuna de su hijo, lo observó con ternura y después lo estampó contra los barrotes una y otra vez?
Ésta, que se esconde por los recovecos oscuros de la locura, la que susurra palabras extrañas en su cabeza suplicando una muerte más, exigiendo un sacrificio que sacie su sed de sangre. Ésta, la que muerde sus entrañas y ríe a carcajadas como una loca cuando sale a la calle y contempla la podrida sociedad.
Allí donde habite el mal, allí va ella. Allí donde huela a podrido, hacia allí corre ella. Como una loba aullando a la luna llena, con la sangre resbalando por sus mejillas, gritando a la noche letanías que tan sólo saben de horror.
¿Quién puede ser ésta que quiere deshacerse de mí porque ya no sirvo para nada? Mi alma confundida y horrorizada se pregunta si irá en busca de otra víctima a quien mortificar.
La que domina mi mente, la que me hace rezar entre dientes mientras me dirige al espejo para mostrarme que tan sólo soy una marioneta. Con esas tijeras entre las manos, con esa cara de crueldad que me muestra el cristal.
Ahí va ella, ésta que alza su brazo y lo lleva hasta mi rostro. Mis ojos desorbitados, mis labios formando una exclamación. En el momento en el que clava las tijeras en mis ojos y me aproximo a la oscuridad la reconozco. En ese momento comprendo que soy yo.

Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Micros de Yumita   Jue Ene 27, 2011 3:44 pm

Cucurbitas

Mi defensa fue tan surrealista que, por supuesto, nadie la creyó. Era el tercer año consecutivo en el que quería una calabaza. Para nadie fui inocente, todos me señalaron con el dedo. “Nos estamos americanizando”, alegaron los presentes.
Y yo, bajo ese cielo nublado, paseando meditabundo por el puente, cuando veo a ese señor extraño y gris, asomado a la barandilla, con la calabaza en una bolsa. ¡Él había comprado la última! Fue sólo un disimulado empujón. Ni siquiera un recurso me ayudó. Mi abogado no entendió que, a pesar de todo, yo fuese tan feliz con mi cucurbita.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Micros de Yumita   Jue Ene 27, 2011 3:44 pm

A veces es mejor la oscuridad


Despierto, pero no veo nada, tan sólo oscuridad en la oscuridad. “Me he quedado ciego, pienso fugazmente, ¿o es tal vez esto la muerte?” Intento pensar, recordar, pero en mi mente tan sólo hay vacío. De repente, escucho un tenue ruido a mi derecha.
— ¿Quién hay ahí?— pregunto, con la voz ligeramente temblorosa. Hace mucho que no me sentía asustado, pero ahora lo estoy, demasiado.
—Shhh, calla, no hagas ruido o lo despertarás— me responde una voz femenina.
No hago más preguntas porque su tono apremiante ha conseguido callarme. Escucho respirar dificultosamente a la mujer que se encuentra en la habitación conmigo. No sé quién es, y en cierto modo ni siquiera recuerdo quién soy yo. La mujer está muy asustada, tan sólo susurra que va a volver, va a volver a por nosotros. No sé de qué habla, pero no puede tratarse de nada bueno.
Cuando los dos nos hemos quedado callados, escuchamos un cerrojo abrirse, y un extraño sonido de pasos ahogados, como si alguien estuviese gateando. La respiración se me acelera, continúo sin poder ver nada, pero noto que alguien — ¡o algo!— se ha acercado hasta mí, y está respirando con un aliento putrefacto junto a mi rostro. Una lengua áspera y húmeda lame mi cara. A pesar de la repugnancia que siento me quedo quieto, para que crea que estoy muerto, y consigo que se aleje de mí.
Una melodía festiva comienza a surgir por algún altavoz acompañada de una voz desprovista de sentimientos, como la voz de un robot. Y recuerdo cómo llegué allí.
—Gracias por elegir nuestra empresa y someterse a nuestro experimento. Disfruten de su estancia.
La luz llega de repente. Miro alrededor y me descubro en una habitación larga. Y entonces la veo. A esa cosa. Se está dando un festín con la mujer. Se me escapa un gemido, y al oírme gira su rostro hacia mí. No tiene ojos, pero sé que me ve. Su enorme boca llena de gigantescos dientes se abre. Cierro los ojos y vuelvo a la oscuridad.





Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Micros de Yumita   

Volver arriba Ir abajo
 
Micros de Yumita
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Sevilla Escribe :: Sevilla escribe :: Antología de micros del blog-
Cambiar a: